Comunicación & Post - Estructuralismo


Aunque no es muy usado el término, se reconoce su origen en los años previos de las revueltas estudiantiles de mayo de 1968. Uno de los momentos claves de su aparición fue la publicación de Écrits de Lacan y tres libros de un teórico francés de origen argelino: Jacques Derrida en 1967.

 

La preocupación post-estructuralista es por la función del sujeto en la significación. La semiología estructuralista había tratado básicamente al sujeto como un portador de estructuras. Mayo del 68 provocó la eclosión de la semiótica post-estructuralista la cuál cuestiona la arbitrariedad del signo saussureano retomando las investigaciones de Emile Benveniste: el sujeto aprende desde muy temprano la conexión entre significante y significado. De esta manera, prácticamente jamás experimentan una separación entre ambos. Para Benveniste, el vínculo entre significante y significado es necesario y no arbitrario.

 

Sin embargo, hay una relación arbitraria en el proceso de significación: aquella que se da entre el signo completo ( s/S) y el objeto real. La relación entre el sujeto y el sistema significante es compleja. El usuario del lenguaje está totalmente separado del sistema de signos ya que lo que este sistema le permite expresar está lejos de ser lo que la persona siente en realidad. Esto es fundamental en la investigación de Jacques Lacan para quien el sujeto está separado de su medio de representación pero al mismo tiempo es constituido como sujeto por ese medio de representación. Se invierte así el esquema saussureano:

En lugar de un significado puro, Lacan presenta un concepto mental que es por completo el resultado de una mediación ya existente. Lacan considera que el sujeto está dominado por el significante (por eso invierte el esquema saussereano). El funcionamiento es progresivo: ss s ss s.

 

No sólo es el ingreso del ser humano al lenguaje sino también el ingreso en la materia misma de subjetividad (estar enredado en la red infinita de la significación). No hay desplazamiento vertical de significante a significado. El desplazamiento ocurre en sentido horizontal. Lacan considera que hay ciertos significantes claves que sellan cierto tipo de significado para los que participan en el uso de los signos.

 

Jacques Derrida relee los apuntes de Saussure previos al dictado del Curso de Lingüística General. Rechaza los trabajos de Lévi Strauss y al estructuralismo. Considera que los grandes filósofos de occidente han cometido el error de considerar que lengua y escritura son dos sistemas de signos distintos; la única razón de ser del segundo es representar al primero. Afirma que sí realmente Saussure creyera en el principio de la diferencia, proclamaría que tanto el habla como la escritura son sistemas de diferencias.

 

Opone a la idea de “significado trascendental” el cual considera los significados como estables, definitivos y mundanos, la noción de Differance. Esta palabra suena igual que la diferencia de Saussure pero agrega que el valor de un signo no está presente inmediatamente. Su valor difiere hasta que el próximo signo del sintagma lo modifique. Hay una construcción retroactiva y referencial del sentido (y aunque ésta última no se reconozca no quiere decir que no exista).

 

El post Estructuralismo cambia de lugar a la semiótica. La significación se convierte en un sistema poderoso en el cual el conocimiento humano está totalmente involucrado. Muchos de los argumentos que sostienen Derrida en su teoría (como la noción de Interpretante y semiosis ilimitada) estaban implícitos en la obra de Peirce.

 

Michel Foucault fue menos explicito en su posición con respecto a la semiótica. Atribuye el poder de ciertos regímenes a las significaciones que originan discursos separados.


© 2003-2017 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.