Comunicación Visual


La Comunicación Visual comprende al conjunto de técnicas de construcción de la identidad visual de una organización y de sus productos a partir de la integración sistémica entre distintas disciplinas proyectuales (el Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Diseño de Packaging; Diseño de Interiores, entre otras) y la publicidad en la comunicación para la generación de activos intangibles de alto valor agregado.

 

Esta práctica se corresponde con la voluntad de acompañar visualmente el desarrollo íntegro de la Organización y como tal implica mucho más que la simple aplicación de un saber teórico acerca de la imagen.

 

La Comunicación Visual se ha convertido en una auténtica disciplina que busca conciliar formas, colores, tipografías y el diseño de los espacios con la personalidad organizacional, por un lado, y con la funcionalidad de los soportes utilizados, por el otro.

 

La gestión de la Comunicación Visual de una Organización implica una reflexión estratégica global sobre la Identidad Organizacional que si bien se privilegia aquí su costado gráfico su efectividad está dada por el alto grado de integración y coherencia de la Imagen Interna, la Externa, de Producto, Institucional, entre otras, de lo cual depende la eficacia de la Comunicación.

 

Toda Intervención en la Comunicación Visual debería tener una serie de objetivos precisos a lograr. Entre ellos:

 

Lograr un alto grado de visibilidad y transmitir con facilidad el concepto deseado (comprensibilidad);

 

Generar un producto de gran calidad estética pero manteniendo la funcionalidad, sobre todo si estamos hablando del diseño de los ambientes físicos, del mobiliario, del diseño industrial o del packaging.

 

Trabajar fuertemente la dimensión temporal (duración y vigencia) ya que la construcción de una identidad visual no es una actividad comunicativa que se haga todos los días, implica una inversión importante para la Organización, si los cambios son muy frecuentes pueden resultar sorprendentes y hasta desestabilizadores tanto para el público externo como para el público interno lo que puede afectar y/o perjudicar, a su vez, el reconocimiento de marca.

 

Dentro de los Productos Tipo se encuentran: Soportes Visuales Impresos y Digitales, Packaging, Entorno y Mobiliario, Logotipos, Instalaciones Efímeras, Identificación en Vehículos, Documentos Impresos, Documentos Multimedia, Vestuario, Puntos de Venta, etc.

 

Generalmente, las Organizaciones no contemplan dentro de sus organigramas alguna función específica dedicada a la Comunicación Visual.

 

Esta carencia muchas veces resulta en una dispersión de responsabilidades que derivan en redundancias entre los diferentes servicios contratados por cada departamento y, por lo tanto, en un deficiente aprovechamiento de los recursos.

 

Optimizar esta cuestión requiere del compromiso organizacional a la hora de definir a los responsables de la Comunicación Visual para que éstos se encarguen e gestionar las relaciones entre los departamentos y con prestatarios externos a la hora de definir una intervención en la identidad visual de la Organización. 


© 2003-2016 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.