Comunicación & Educación


Se trata de aquellas acciones de comunicación destinadas a la integración de distintas Teorías, Enfoques, Prácticas y Herramientas del Campo de la Comunicación, con las Actividades Educativas, tanto en el Plano Pedagógico como en el de la Reflexión Educacional sobre los Fenómenos Comunicacionales.

 

De esta forma, desde esta práctica se intenta horizontalizar las interacciones rompiendo con el clásico esquema del emisor privilegiado para dar lugar a la palabra y la relación de todos con todos. Se inicia así la búsqueda constante de una máxima intensidad de relación lograda en las instancias de aprendizaje.

 

El acto educativo es comprendido a partir de tomar en cuenta lo comunicacional: el intercambio y la negociación de significados, de saberes y de puntos de vista, las interacciones y el interaprendizaje, las tácticas de la palabra y el juego del diálogo, la interlocución y la escucha.

 

Para analizar los procesos educativos y de capacitación es necesario tener en cuenta una serie de interrelaciones que garantizan prestar atención a los diferentes aspectos de la comunicación entre los participantes y los capacitadores entre sí como también los cambios, las necesidades expresadas durante el proceso de producción colectiva del conocimiento.

 

Desde la Institución Educativa es indispensable abordar la Gestión de la Comunicación Institucional: relaciones interpersonales, información de la Organización y los sistemas de intercambio entre los diferentes sectores, proyectos comunes con otras instituciones, divulgación y transferencia de conocimientos, comunicación informal, comunicación programada, entre otras.

 

El término gestión indica la toma de decisiones en torno al hacer, y el mismo hacer, en el espacio de las instituciones. Hay una gestión cotidiana en el plano directivo, pero también en el aula. Es importante la idea de mediación la cual permite promover y acompañar el aprendizaje para que – como sostiene Daniel Prieto Castillo en La Comunicación en la Educación (Ediciones La Crujía, Buenos Aires, 1999 ) - éste no sea solo sostenido a partir de textos otorgados por los docentes sino que facilita la multiplicidad de voces y opiniones en las experiencias del aula.

 

Prieto Castillo define cinco ámbitos de mediación en la Educación. El primero consiste en acompañar la búsqueda y selección de material por parte de los alumnos para orientar el proceso y establece cierto tipo de ordenamiento “a fin de evitar una ilusión de aprendizaje y fragmentación”.

 

El segundo ámbito de mediación es la capacitación de los estudiantes para esas búsquedas e investigaciones. “El aprendizaje a la par de ellos en muchos casos, pero sobre todo el acompañamiento para enriquecerse con el mundo digital”. El tercer ámbito es el de valor agregado a la información que incorporamos a la red.

 

El cuarto ámbito es el de valor agregado (entendido como la capacidad de sacar el mayor provecho comunicacional personalizando los contenidos y compartiendo experiencias) por los estudiantes a sus productos de aprendizaje. Finalmente, el quinto ámbito es el valor agregado a través de las construcciones hipertextuales y multimediales.

 

También debemos tener en cuenta que el contexto comunica y a partir de él se aprende. Las palabras no son las cosas pero nos permiten ir hacia ellas. No se puede utilizar el contexto como recurso para el aprendizaje si no se lo conoce.

 

Los Productos Tipo de esta práctica son: Gestión en la Comunicación en la Educación por parte de los Educadores; Diseño de Redes de Capacitación Permanente; Diseño de Cursos, Maestrías y Doctorados; Desarrollo y Gestión de Redes de Investigación Académica; Conferencias; Producción de Contenidos; Dossiers; Libros; Revistas; Informes de Investigación; Observatorios de Medios; Sitios Webs Educativos; entre otros.


© 2003-2016 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.