Comunicación & Educación


Las competencias comunicacionales en educación integran a las distintas teorías, enfoques, prácticas y herramientas del campo de la comunicación, con las actividades educativas, tanto en el plano pedagógico como en el de la reflexión didáctica relacionada con las acciones comunicacionales.

 

El contexto de la cuarta revolución industrial en curso impacta en todos los ámbitos. Las sociedades contemporánea necesitan de modo cada vez mas perentorio modificar sus modos de relacionarse desde el pensamiento los aprendizajes para no caer en la obsolescencia temprana. La educación, en todos sus niveles, no solo no está ajena sino que es una protagonista activa de los cambios e innovaciones a los que asistimos cotidianamente.

 

Además de la ya conocida necesidad de superar la linealidad de la secuencia pedagógica en una clase que ya no es la continuidad de una fábrica, y los modelos para invertir la jerarquía piramidal en las aulas, la convergencia en la producción de contenidos y conocimientos de modo colaborativo entre alumnos y docentes.

 

En este cambio de escenario es fundamental abandonar las prácticas actuales, reconocer lo que sucede en términos de tendencia y construir vanguardia pedagógica. La propuesta de una competencia comunicacional en educación implica una manera de crear, experimentar e inventar en clase aprovechando nuevas estrategias que pueden sumar nuevas tecnologías para documentar y reconstruir teóricamente lo que se hace.

 

Esto no se agota en la mera incorporación de aplicaciones, gadgets y artefactos digitales, antes bien estos últimos son facilitadores de la emergencia de una nueva lógica para la producción colaborativa para la expansión del conocimiento y su puesta en común en tiempo real.

 

Para ponerla en práctica es necesario que alumnos, docentes e instituciones educativas vayan más a allá de las prácticas pedagógicas y didácticas tradicionales en el diseño, dictado y evaluación para comprometerse en conjunto con nuevas propuestas pedagógicas y didácticas que insertan competencias comunicacionales clave como las nuevas modalidades de producción y consumo de contenidos integrados transversalmente y los modelos narrativos complejos y transmedia.

 

La necesidad de concitar la atención en todos los ámbitos y para todos los públicos, y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) en un proceso creativo iterativo que involucre a todos los actores mencionados en la construcción en común de la clase y en una reconstrucción teórica abierta.

 

De esta forma, desde esta práctica se intenta horizontalizar las interacciones rompiendo con el clásico esquema del emisor privilegiado para dar lugar a la palabra y la relación de todos con todos. Se inicia así la búsqueda constante de una máxima intensidad de relación lograda en las instancias de aprendizaje.

 

El acto educativo es comprendido a partir de tomar en cuenta lo comunicacional: el intercambio y la negociación de significados, de saberes y de puntos de vista, las interacciones y el interaprendizaje, las tácticas de la palabra y el juego del diálogo, la interlocución y la escucha.

 

Para analizar los procesos educativos y de capacitación es necesario tener en cuenta una serie de interrelaciones que garantizan prestar atención a los diferentes aspectos de la comunicación entre los participantes , educadores y capacitadores entre sí como también los cambios, las necesidades expresadas durante el proceso de producción colectiva del conocimiento.

 

Desde la institución educativa es indispensable abordar la gestión de la comunicación institucional a partir de el fortalecimiento de las relaciones interpersonales, la horizontalización de la información de la organización y los sistemas de intercambio entre los diferentes sectores, el desarrollo de proyectos colaborativos  con otras instituciones, la divulgación y transferencia de conocimientos, comunicación informal, la comunicación disruptiva, entre otras.

 

El término gestión indica la toma de decisiones en torno al hacer, y el mismo hacer, en el espacio de las instituciones. Hay una gestión cotidiana en el plano directivo, pero también en el aula. Es importante la idea de mediación la cual permite promover y acompañar el aprendizaje para éste no sea solo sostenido a partir de textos otorgados por los docentes sino que facilita la multiplicidad de voces y opiniones en las experiencias del aula. Para ello resulta clave:

 

Acompañar, orientar y evitar la fragmentación en la búsqueda y selección de información y contenidos por parte de los alumnos ;

 

Capacitación de los estudiantes para el desarrollo autónomo y colaborativo de las búsquedas,  investigaciones, organización, jerarquización, interpelaciones y aplicación de la información y contenidos disponibles;

 

Sumar de valor agregado individual y colectivo, de modo horizontal entre docentes y alumnos, a la información que incorporamos y compartimos en una red colaborativa de aprendizaje continuo.

 

También debemos tener en cuenta que el contexto comunica y a partir de él se aprende. Las palabras no son las cosas pero nos permiten ir hacia ellas. No se puede utilizar el contexto como recurso para el aprendizaje si no se lo conoce.

 

 

Entre sus canales y soportes  se encuentran: gestión en la comunicación en la educación por parte de los educadores; diseño de redes de capacitación permanente; diseño de cursos, campus vuirtuales, colaboratorios, objetos de aprendizaje digitales, maestrías y doctorados; desarrollo y gestión de redes de investigación académica; conferencias; producción de contenidos; dossiers; libros; revistas; informes de investigación; observatorios de medios; sitios webs educativos; entre otros.


© 2003-2020 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.