Comunicación Científica


La ciencia influye en todos los aspectos de la vida humana: en el ámbito profesional, intelectual, de la salud, medioambiental, del bienestar, lúdico, etc. Resulta imprescindible comprender el alcance de las nuevas tecnologías y los avances en el conocimiento científico ya que de este modo se incrementa la capacidad crítica de los ciudadanos, tanto en las pequeñas decisiones cotidianas como en los distintos ámbitos profesionales, sin olvidar el debate ético y sus relaciones con los grandes retos del futuro.

 

En Los Juegos del Discurso (Editorial Lumen, Argentina, 1999) Daniel Prieto Castillo considera que hay diferentes ámbitos discursivos - entre los que se encuentra el de Ciencia y Tecnología- los cuáles tienen una presencia social previa a cada uno de nosotros y a lo largo de nuestra experiencia nos vamos apropiando o profundizando en alguno de ellos.

 

Respecto al ámbito discursivo de Ciencia y Tecnología, Prieto Castillo lo define como “un discurso orientado al conocimiento de la realidad y a la transformación de la misma para beneficio de la humanidad”. Dentro de él es posible distinguir entre dos planos discursivos:

 

Un plano discursivo puramente científico destinado particularmente a los miembros de la comunidad científica que requieren una capacitación permanente, estar informados de los últimos desarrollos en materia de investigación científica y, a partir de ellos, profundizar conocimientos adquiridos o poner en marcha nuevas investigaciones.

 

El otro plano discursivo se refiere propiamente a la Divulgación del Conocimiento Científico. La Divulgación puede llevarse a cabo a partir de producciones de Documentales o Investigaciones que se transmiten al conjunto de la Sociedad tratando de hacer más comprensible determinado tema a partir de recursos audiovisuales, ejemplos, un lenguaje sencillo, etc. Pero también hablamos de Divulgación en los casos en los que la información “se dirige a sectores sociales atrasados que necesitan de la ciencia y la tecnología para mejorar su situación”.

 

La forma mediante la cual se difunden los nuevos conocimientos y los agentes responsables de dicha comunicación son determinantes en la configuración de las opiniones y actitudes públicas respecto a la ciencia.

 

En Cómo se hace una Tesis (Editorial Gedisa, España, 1977) Umberto Eco advierte que puede decirse que: “todo trabajo científico, en tanto que contribuye al desarrollo de los conocimientos de los demás, tiene siempre un valor político positivo (tiene valor político negativo toda acción que tienda a bloquear el proceso de conocimiento), pero por otra parte cabe decir con seguridad que toda empresa política con posibilidades de éxito ha de tener una base de seriedad científica”.

 

Así, la Comunicación Científica facilita la reunión del conjunto de técnicas y herramientas comunicacionales orientadas a facilitar la Comunicación, Investigación, Información, y Divulgación científicas para contextualizar los discursos producidos y acercar a la sociedad aquellos hechos científicos que implican una transformación y / o evolución en nuestra forma de comprender el mundo (cambios de paradigmas).

 

Entre los Productos Tipo de esta práctica podemos mencionar Planes de Comunicación Científica; Comunicación de Prensa, Publicidad, Comunicación de Crisis y Digital de Discursos Científicos; Análisis y Recuperación de Información a través de Internet; Servicios de Búsqueda en Bases de Datos Científicas; Gestión de Contenidos Científicos Profesionales (informes, artículos, monografías, dossier, libros, etc.); Desarrollo y Gestión de Sistemas de Referato Científico Internacional; Corrección de Estilo; Capacitación; Organización de Eventos de Divulgación y Presentación de Trabajo de Investigación, entre otros.


© 2003-2016 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.