Comunicación & Funcionalismo



La Teoría Funcionalista como Escuela Sociológica encuentra sus orígenes en la Universidad de Harvard, con el sociólogo Talcott Parsons (1902-1979) como fundador y figura emblemática.

 

Este enfoque comulga con la tradición positivista de teóricos como Comte, Spencer y Durkheim, y recupera la metáfora organicista de la sociedad, en donde la misma es vista como un único cuerpo conformado por la sumatoria de individuos que cooperan para su funcionamiento.

 

El sistema social en su globalidad es concebido como un organismo cuyas distintas partes desempeñan funciones de integración y de mantenimiento del sistema. Su equilibrio y su estabilidad se realizan a través de las relaciones funcionales que los individuos y los subsistemas activan en su conjunto (Wolf, 1987, p. 70). 

 

Desde esta concepción, la Teoría Funcionalista no intenta describir el comportamiento de los sujetos. Por el contrario, explica la acción social desde los modelos de valor interiorizados e institucionalizados. Es por ello que la lógica que regula los fenómenos sociales se conforma desde las relaciones de funcionalidad que sirven de guía a la solución problemas de la sociedad como sistema (Wolf, 1987).

 

Desde esta premisa, y dentro de las teorías de comunicación, la principal diferencia de esta corriente respecto de las teorías precedentes se encuentra en que el modelo funcionalista no centra su objeto de estudio en los efectos de los medios de comunicación de masas, sino que destina sus esfuerzos al análisis de las funciones desempeñadas por los mismos en la sociedad, entendiendo que la Comunicación asume el rol que contribuye a la construcción de relaciones dentro del sistema social.

 

Fue en 1948 cuando el teórico Harold Lasswell (1902-1978) propuso el modelo que lo llevó a la fama, y gracias al cual brindó un marco conceptual a la teoría funcionalista a través de la esquematización de los elementos que conforman todo proceso comunicativo:

 

QUIÉN à Análisis de control

 

DICE QUÉ à Análisis de contenido

 

A QUIÉN à Análisis de audiencias

 

EN QUÉ CANAL àAnálisis de medios

 

CON QUÉ EFECTO à Análisis de efectos

 

En su análisis funcionalista, Lasswell identifica tres funciones sociales de los medios de comunicación:

 

1 - Supervisión del entorno.

 

2 - Relación de los componentes de la sociedad para producir una respuesta al entorno.

 

3 - Transmisión de cultura.

 

Sobre estos tres puntos, los sociólogos Lazarsfed y Merton, también teóricos de esta corriente, añaden una cuarta función: el entretenimiento.

 

Según Lasswell, el proceso de comunicación cumple tres funciones principales en la sociedad: ‘a) la vigilancia del entorno, revelando todo lo que podría amenazar o afectar al sistema de valores de una comunidad o de las partes que la componen; b) la puesta en relación de los componentes de la sociedad para producir una respuesta al entorno; c) la transmisión de la herencia social’ (...) Dos sociólogos, Paul F. Lazarsfeld (...) y Robert K. Merton (...) añaden a estas tres funciones una cuarta, el entertainment o entretenimiento, y complican el esquema distinguiendo la posibilidad de disfunciones, así como de funciones latentes y manifiestas (Mattelart, M. y A. , 1997,  p.31).

 

En el ensayo “Functional Analysis and Mass Communication” (1960), el sociólogo Charles Wright presenta un esquema conceptual en donde grafica la siguiente estructura de las relaciones existentes entre los medios de comunicación y la sociedad.

 

En particular, el objetivo es el de articular:

l. las funciones y

2. las disfunciones

3. latentes y

4. manifiestas de las transmisiones

5. periodísticas

6. informativas

7. culturales

8. de entretenimiento

Respecto a:

9. la sociedad

10.  los grupos

11. el individuo

12.  el sistema cultural 

                                                                                               (Wright, 1960).

 

Respecto de las funciones y disfunciones, las primeras impiden que las segundas precipiten la crisis del sistema. En este sentido, es posible identificar:

 

Funciones manifiestas: resultados buscados por los media.

 

Funciones latentes: resultados inesperados por los media.

 

Disfunciones: efectos no deseados para el bienestar de la sociedad.

 

Es en este juego de funciones y disfunciones, el sistema social se comprende en términos de equilibrio y desequilibrio, de estabilidad e inestabilidad. 

 

Este desplazamiento conceptual, en donde la sociedad es concebida como una suma de partes equilibrada y los estudios se enfocan en analizar las funciones sociales de los media, lleva a concebir a los medios como nuevos instrumentos de la democracia moderna, entendiéndolos también como mecanismos decisivos en los procesos de regulación de la sociedad como sistema (Mattelart, M. y A., 1997).

 

 

Sin embargo, dentro de la corriente del estructural-funcionalismo se suscitarían divergencias acerca del enfoque. El ejemplo más claro, es el del sociólogo Niklas Luhmann, quien propone una nueva visión dentro del funcionalismo, considerando que lo funcional” debe ser entendido dentro de un orden lógico-matemático. Asimismo, este autor pretende superar la Teoría de la Acción propuesta por Parsons, reemplazando a la misma por una Teoría de la Comunicación como pilar de lo social.

 

Autores Clave: Harold LasswellPaul LazarfeldRobert Merton.

Referencias:

Wolf, M. (1997).  La investigación de la comunicación de masas. Barcelona: Paidós. 

Mattelard, A. y M. (1997). Historia de las Teorías de la Comunicación. Buenos Aires: Paidós.

Moragas Spá, M. (1985). Sociología de la comunicación de masas. Tomo II. Barcelona: Gustavo Gilli.

 

Lasswell, H. (1985). Estructura y función de la comunicación en la sociedad. Recuperado de: http://www.periodismo.uchile.cl/talleres/teoriacomunicacion/archivos/lasswell.pdf


© 2003-2020 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.