Comunicación y Culturalismo


Antecedentes:Los trabajos desarrollados por los integrantes del Centro de Estudios de Comunicación de Masa (CECMAS) en Francia a partir de la década del 60. Esta escuela se desarrolla dentro del enfoque estructuralista de la comunicación pero con el correr de los años se fue abriendo a otros enfoques.

 

También influye los desarrollos dentro de la Teoría Sistémicay los conceptos aportados por la Cibernética.

 

Características del Enfoque:Su característica fundamental es estudiar la cultura de masas, poniendo de manifiesto los elementos antropológicos más importantes y la relación que se instaura en ella entre el consumidor y el objeto de consumo. El enfoque cultorológico no se refiere directamente a los mass media como tampoco a sus efectos sobre los destinatarios: el objeto de análisis programáticamente perseguido es la definición de la nueva forma de cultura de la sociedad contemporánea.

 

Lo que Edgar Morin propone es una fenomenología sistemática apoyada por una investigación empírica. La cultura de masas forma un sistema de cultura, constituyéndose con un conjunto de símbolos, valores, mitos e imágenes referidos tanto a la vida práctica como al imaginario colectivo: sin embargo no es el único sistema cultural de las sociedades contemporáneas.

 

En la cultura de masas (sistema occidental de la cultura industrial, que a su vez engloba también a otros sistemas estatales), el objeto está estrechamente vinculado a su carácter de producto industrial y a su ritmo de consumo cotidiano: del vínculo productivo – burocrático y técnico se derivan algunas consecuencias fundamentales que generan tendencias contrapuestas, las cuales, a distintos niveles, recorren y cualifican todo el proceso de la cultura de masas.

 

Es la propia estructura de lo imaginario lo que permite la mediación entre estos requisitos contrarios: los modelos – guía y las formas arquetípicas de lo imaginario, los temas míticos, los personajes – tipo constituyen las estructuras internas, constantes, que utiliza la industria cultural. Por una parte está reduce los arquetipos a estereotipos, pero por otra no consigue sofocar completamente la invención porque incluso lo estandarizado necesita originalidad: las tendencias a la descentralización, a la relativa autonomía de los papeles creativos, a la competitividad, son precisamente el resultado de la mediación y del equilibrio entre las exigencias contrapuestas.

 

El hecho de que la fórmula sustituya a la forma va unido directamente a la producción de masas que, al estar destinada a un consumo de masas, impone la búsqueda de un denominador común, de una calidad media para un espectador medio: sincretismo es el término más apropiado para explicar la tendencia a homogeneizar bajo un común denominado la diversidad de los contenidos.

 

El papel del sincretismo en la cultura de masas va unido a los factores estructurales que la constituyen: genera importantes consecuencias, como por ejemplo la tendencial homogeneización entre los dos grandes sectores de la cultura de masas: la información y la ficción.

 

Al margen de la falta de sistematicidad de la propia teoría culturológica (aunque de hecho desarrolla un hilo consecuente de investigación), las reacciones suscitadas por ella, sobre todo en el ámbito francés, han reivindicado una actitud más empírica, menos vaga y generalizadora, hacia estos problemas.

 

Los mass media pueden transmitir mensajes muy distintos y encontrar niveles muy distintos de receptividad; los massmediólogos, al jugar con el efecto de aura, se conforman con despertar el modelo arquetipo del condicionamiento a través de la imagen publicitaria.

 

Una sociología que pretenda reintroducir una valoración modesta del fenómeno con todos sus matices y sus límites es considerada desde el principio como una ciencia burocrática más próxima a la letra de la sociedad que espíritu del tiempo.

 

Autores/Referencias: Edgar Morin.


© 2003-2017 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.