Comunicación & Gestión Pública


La competencia comunicacional que ha de desarrollarse respecto de la diagramación, ejecución, control y evaluación de la gestión pública, apuntará a explicitar aspectos teóricos que sirvan justamente para acortar la distancia que tantas veces se verifica entre los sectores dirigenciales y las técnicas, reservadas a los especialistas. Acortar la distancia será tomar mayor facilitar la construcción activa de ciudadanía y la participación social plenas para poder hacer política.

 

Al hablar de Comunicación y Gestión Pública es importante tener en cuenta tanto las Escalas en las que se va a actuar como los Niveles en los que se puede desarrollar dicha competencia comunicacional.

 

Respecto a las Escalas, las mismas pueden referirse al ámbito Nacional, Estadual, Provincial, Departamental, Municipal, Comunal, etc.

 

En cuanto a los Niveles, dentro de la Gestión Pública se pueden distinguir dos: el que se refiere a la Administración Pública y el Sector Público.

 

La Administración Pública: La misma comprende al conjunto de dependencias estatales que tienen por función administrar las dependencias en su mayoría del Poder Ejecutivo (aunque pueden existir áreas de administración pública en los otros dos Poderes), los organismos que dependen de él (Ministerios, Secretarías, entre otras Dependencias) y los Recursos Humanos que ellos requieren para su funcionamiento: Empleados Administrativos, Trabajadores de la Educación Pública, Profesionales de la Salud Pública, Policía, Fuerzas Armadas, entre otros organismos.

 

Una Administración Pública exitosa debería ser capaz de gestionar las políticas públicas independientemente de las Autoridades y Funcionarios de turno. De esta forma sería mucho más sencillo que una administración fuera eficiente (aún durante momentos de transiciones de gobierno y períodos de crisis) asegurando así que las funciones estatales mantengan la capacidad técnica, la neutralidad de la implementación y, por consiguiente, la implementación efectiva y eficiente de las políticas públicas como también la continuidad de las mismas.

 

Para ello debería existir cierta autonomía técnica en el desempeño de las funciones; contar con un sistema de gestión de los Recursos Humanos que promueva la optimización de la organización estatal en general y que fomente la capacitación, la evaluación de desempeño y un sistema adecuado de remuneraciones y categorías, entre otras cuestiones.

 

El Sector Público: Está compuesto por Instituciones que dependen económica y funcionalmente del Estado. El papel y el volumen del Sector Público dependen en gran medida de lo que en cada momento se considera interés público; ello requiere definir con antelación el ámbito de ese interés general. Lo más habitual es que el Sector Público constituya un elevado porcentaje de la economía de un país e influya sobre la actividad económica global. Por ejemplo, el Gobierno puede limitar el crecimiento de los salarios de los funcionarios para evitar aumentos de la inflación, realizando así una política de precios y rentas extraoficial o informal.

  

Gobierno Abierto y Comunicación Gubernamental Digital: las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) son hoy consideradas como un aporte para la construcción de ciudadanía ya que habilitan nuevas modalidades de intercambio al tiempo que suponen una apertura hacia la información pública de información sin intermediaciones.

 

Estas interacciones en el contexto del la economía particular los medios sociales que vinculan en procesos iterativos:

 

1) Datos aportados por los ciudadanos permanentemente y en tiempo real ;

 

2) Inteligencia colectiva producto del procesamiento de dichos datos (Big Data);

 

3) Búsqueda de la Atención como bien escaso de este proceso económico en desarrollo, configuran un tema novedoso y aún no muy analizado para el desarrollo de políticas públicas que pensamos es necesario analizar en el contexto de las sociedades contemporáneas.

 

Como concepto, la Comunicación Gubernamental Digital es aún poco abordada por la academia y, por tal motivo, su estudio requiere de una mirada multifocal en la que confluyan diversas disciplinas que van de la ciencia política a las miradas más recientes sobre comunicación de gobierno.

 

En el desarrollo de este concepto existe un acuerdo general en caracterizarlo en tres grandes etapas que comienzan con los medios masivos de comunicación tradicionales, les sigue el desarrollo de portales de e-gobierno, y continúa con las plataformas y los medios sociales que se plantean como la mejor manera de conducir hacia una comunicación de doble vía con la ciudadanía.

 

La competencia comunicacional en la gestión pública implica ser capaz de proporcionar la integración de teorías, modelos, técnicas y herramientas del campo de la comunicación aplicadas al diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas, que puedan ser utilizados regularmente por todos sus niveles y en cada una de sus escalas. 

 

Planificar estratégicamente la integración entre comunicación profesional y políticas públicas resulta fundamental cuando el objetivo consiste en implementar políticas viables y factibles, que trasciendan los marcos estrechos del electoralismo, el voluntarismo, el actuar aislado y la acción reactiva frente a los problemas.

 

Por otra parte, en los procesos de cambios y/ o reformas dentro de la gestión pública

resulta frecuente la tentación a la réplica mecánica de experiencias, sin tener en cuenta el campo en el que se debe actuar. La preservación del sentido de lo nacional, como matriz cultural básica, se erige, entonces, en un sustrato básico de la competencia comunicacional en gestión pública.

 

Frente a procesos de cambio y transformación permanentes en la gestión pública, desde el punto de vista comunicacional deberíamos tener presente estas cuestiones y los estadios de desarrollo de los recursos humanos correlacionados con los niveles tecnológicos de gestión existentes y potencialmente virtuales a implementar, entre otras.

 

Todo este sistema relacional de factores, a la hora de las implementaciones, interactuarán con los factores externos intervinientes (ideas, sistemas de gestión, procesos decisorios, procesos integrativos de orden transnacional, etc.) en un proceso de alta complejidad en el que, seguramente, habrá puja de poderes, situaciones conflictiva pero también de aprendizaje y construcción colectiva.

 

En síntesis, se vuelve cada vez más necesaria la tarea de los comunicólogos y profesionales de la comunicación en los distintos niveles de la gestión pública para contribuir al desarrollo de un proceso que favorezca las líneas de pensamiento y acción tendientes a pensar los organismos estatales como espacios del conjunto de la sociedad civil; produciendo y ejecutando planes, programas y proyectos que aumenten los niveles de participación social, para el fortalecimiento de la toma de decisiones, para la disminución del costo social el mejoramiento de la calidad humana en nuestras comunidades.

 

 

Entre los canales y soportes básicos de esta competencia   se encuentran los programas de comunicación gubernamental; modelos prospectivos de diseño de políticas públicas, gestión de comunicación de riesgo y de crisis, actualización e integración normativa; formación y capacitación presenciales y a distancia; programas de desconcentración y descentralización administrativa; diseño y aplicación de políticas sociales; contraloría ciudadana; gobierno abierto, comunicación gubernamental, gobierno digital (e-goverment); entre otros.


© 2003-2020 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.