Comunicación Ágile


Las metodologías tradicionales de gestión en comunicación basadas en el plan rector, la redacción de manuales, la conformación de comités, el formación de un vocero experto, etc., se han vuelto obsoletas y requieren de un nuevo enfoque.

 

Ese enfoque es, en nuestra opinión, el que en el management de la cuarta revolución industrial en curso se denomina Ágile o bien metodologías ágiles.  

 

Originado en 2001 en Utah, Estados Unidos, a partir del  el análisis crítico para la generación de modelos de mejora aplicados al desarrollo de software basado en procesos, este enfoque se basa, según su Manifiesto, en 4 postulados:

 

1 - Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas;

 

2 - Software funcionando sobre documentación extensiva;

 

3 - Colaboración con el cliente sobre negociación contractual;

 

4 - Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan.

 

La competencia comunicacional para el desarrollo Ágile implica la gestión de procesos que, a partir de los enormes volúmenes de información con  los que contamos en tiempo real acerca de la experiencia individual y colectiva de nuestros públicos internos y externos, permiten al equipo dar respuestas rápidas e impredecibles a las valoraciones que reciben sobre su proyecto y crear oportunidades de evaluar la dirección de un proyecto durante el ciclo de desarrollo sostenible en todas sus etapas, aún en las de finalización y recomienzo, en cada uno de los sprints o iteraciones, en un ciclo continuo de obra abierta permanente en las que la simplicidad es un valor, con registros breves de cada solución piloto y puesta participativa en común en red en equipos autogestionados.

 

El enfoque Ágile difiere del método científico dado que identifica e investiga aspectos conocidos y ambiguos de la situación actual en un esfuerzo por descubrir parámetros y conjuntos de soluciones alternativas que pueden conducir a una o más metas satisfactorias.

 

Entre las metodologías ágiles más difundidas se encuentran:

 

SCRUM: que tiene entre sus factores clave, para garantizar la rapidez de procesos orientados a la entrega frecuente de productos, la satisfacción a partir de la experiencia colaborativa del usuario, y la construcción de valor en equipo;

 

LEAN: aplicado a garantizar colaborativamente la velocidad y la eficiencia de un equipo como diferencial productivo clave;

 

KANBAN: o "Gran Tablero" (por su significado en japonés) que facilita la visualización estratégica del proceso completo y la tarea de cada componente del equipo;

 

DSDM: evolución del Método de Desarrollo de Sistemas Dinámicos como framework para la planificación, la gestión, la ejecución y el escalado del proceso ágil y los proyectos iterativos;

 

Design Thinking: o pensamiento de diseño, basado en la escala humana, la experiencia de los usuarios, el prototipado y las "soluciones" intermedias, que son puntos de partida potenciales de caminos alternativos que facilitan redefinir el problema inicial, en un proceso de co-evolución permanente.

 

 

En las organizaciones actuales, la más peligrosa de las fantasías del management 

tradicional, la del control absoluto, se ha esfumado permanentemente. Es por ello que es necesario estar preparado para situaciones inesperadas, inéditas, ambivalentes y ambiguas para la gestión de profesional de comunicación.


© 2003-2020 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.