Organización de Eventos



En las Organizaciones contemporáneas, la realización de diferentes tipos de eventos se ha constituido en una forma de poner en común valores y cuestiones que hacen a la cultura organizacional. El éxito de este tipo de acontecimientos especiales depende de su adecuada planificación y de una buena coordinación entre todas las partes que intervienen desde la organización para alcanzar los objetivos propuestos.
 
Cuando uno habla de eventos en general, debería incluir aquí también a todos los eventos o acontecimientos especiales que transcurren a lo largo de nuestra vida social (Casamientos, Cumpleaños, Agasajos Religiosos, etc). Decíamos anteriormente que un Evento Corporativo se diferencia de todos ellos.
 
Un Evento Corporativo o Evento Interno es aquel acontecimiento o actividad especial que una Organización lleva a cabo para cumplir con diferentes objetivos propuestos tanto a nivel de sus comunicaciones externas como en sus comunicaciones al personal. 
 
En la organización de eventos corporativos se utilizan y combinan un conjunto de medios y técnicas para que una Organización se vincule con sus distintos públicos tanto externos como internos, de manera personal y directa con el objeto de agregar valor a su imagen corporativa.
 
En los eventos generales o “sociales” el objetivo es básicamente agasajar a familiares y amigos para lo cual se busca brindar la mayor comodidad y diversión. Los eventos corporativos también tienen y deben atender estas cuestiones que – en definitiva- son las que quedarán en la memoria de los asistentes junto a un montón de anécdotas compartidas por todos ellos.
 
Pero, a diferencia de los eventos sociales, los eventos corporativos requieren que este bienestar este ligado a objetivos más profundos de puesta en común de valores y experiencias. De esta manera, además de pasar un grato momento con colegas, compañeros o público en general, se habrá estado trabajando en la optimización de la imagen y la identidad de nuestra organización.

 

Algunos de estos Eventos Corporativos tipo son: Encuentros Corporativos, Asambleas, Coloquios, Conferencias, Congresos, Convenciones, Exposiciones, Ferias, Jornadas de Puertas Abiertas, Mesas Redondas, Paneles, Seminarios, Simposios, Talleres, etc.
 
El valor primordial de estos eventos no está tanto en su difusión a través de los medios de comunicación de masas, como en la posibilidad que ofrece a las organizaciones y a sus públicos de establecer un contacto directo y sin intermediarios en un marco que favorezca la consolidación de sus vínculos.
 
En este contexto, hay que tener en cuenta que cualquier evento corporativo que organicemos requerirá de un gran trabajo y compromiso de todo el equipo abocado a su organización como también de una minuciosa planificación en la que se expliciten los objetivos propuestos con el evento corporativo a realizar, la viabilidad y factibilidad de la realización de dicho evento y los costos y beneficios que el mismo reporte a la organización.
 
Así, un Organizador de Eventos Corporativos debería estar capacitado para realizar la planificación, gestión y programación de un evento, logrando una adecuada estrategia de comunicación empresarial desde su concepción hasta su evaluación pasando por el diseño, la ejecución, la gestión económica y la logística atendiendo a las pautas ceremoniales y protocolares propia de cada uno de los tipos de eventos que antes mencionábamos.

© 2003-2016 Comunicologos.com. Todos los derechos reservados.